LAS SALES DE SCHÜSSLER EN LA PRÁCTICA

ACIDEZ ACNÉ AFONÍA AFTAS
ALERGIAS ALOPECIA AMENORREA AMIGDALITIS
ANEMIA ANOREXIA ANSIEDAD ARRITMIAS CARDÍACAS
ARTERIOSCLEROSIS ARTRITIS ARTROSIS ASMA
BLEFARITIS BRONQUITIS CALAMBRES CÁLCULOS RENALES
CÁNCER CEFALEAS CELULITIS CIÁTICA
CIRCULACIÓN DEFICIENTE CONJUNTIVITIS CONTUSIONES DEFENSAS BAJAS
DEPRESIÓN DEPURACIÓN ORGÁNICA DERMATITIS DESARREGLOS MENSTRUALES
DIARREAS DISMENORREA DISPEPSIA DISTENSIÓN MUSCULAR
ECCEMAS EDEMAS ENURESIS ESGUINCES
ESTERILIDAD ESTOMATITIS ESTREÑIMIENTO ESTRÉS
FARINGITIS FLATULENCIAS FLEBITIS FORÚNCULOS
FRACTURAS GASTRITIS GINGIVITIS GOTA
GRIPE HALITOSIS HEMATOMAS HEMORRAGIAS
HEMORROIDES HEPATITIS HERIDAS HERPES
HIPERTENSIÓN INAPETENCIA INFECCIONES INSOMNIO
LARINGITIS LEUCORREA LUMBAGO MAREOS
MASTITIS MIGRAÑAS NEFRITIS NERVIOSISMO
NEUMONÍA NEURALGIAS OBESIDAD ORZUELO
OSTEOPOROSIS OTITIS PANCREATITIS PARÁSITOS INTESTINALES
PROSTATITIS PSORIASIS QUEMADURAS RESFRIADOS
REUMATISMO RINITIS SINUSITIS TAQUICARDIA
TOS TROMBOSIS ULCERAS DE ESTÓMAGO VARICELA
VARICES VÉRTIGOS