"Dadme vuestras cansadas,  pobres, y hacinadas multitudes anhelantes de curación...
Envíadme a estos, a los desheredados,  a los desamparados que arrastró la tormenta de la vida hasta la enfermedad...
¡Que yo alzo mi antorcha tras el umbral dorado! "