Amenofis III

Nebmaatra Amenhotep, Amenhotep III, o Amenofis III, fue un importante faraón de la dinastía XVIII de Egipto que gobernó de c. 1390/1 a 1353/2 a. C. También es conocido como Imenhotep III, Amenophis III, Memnon, y otros nombres helenizados. La transcripción de los jeroglíficos de sus títulos es Neb-Maat-Ra Amen-Hotep, su nombre de Trono y el de nacimiento.

El reinado de Amenhotep III puede calificarse como el más próspero de toda la historia de Egipto, pues fue inmediatamente después de las gloriosas campañas asiáticas de Thutmose III y de Amenhotep II y justo antes de la crisis de Amarna, que tuvo como protagonista a su hijo Amenhotep IV, el futuro Ajenatón.

Comúnmente se ha pensado en Amenhotep III como un monarca algo incapaz, centrado en la tarea de edificar templos y tumbas, en hacer enormes cacerías y en buscar bellas mujeres tanto dentro como fuera del país para nutrir sus harenes. Según esta teoría, el monarca estaría manejado por una camarilla de gobierno encabezada por su propia mujer, la reina Tiy. Los escarabeos conmemorativos hablan de cacerías de leones, paseos por el lago artificial de Malkata y de la llegada de jóvenes al harén: una vida regalada, pero no la de un gran rey.

Amenhotep murió el año 39º de su reinado y fue enterrado en la tumba KV22 del Valle de los Reyes. Su momia (en pésimo estado de conservación), se encontró cerca de la tumba de su abuelo Amenhotep II ya que los sacerdotes de la Dinastía XX la trasladaron allí para protegerla de saqueos y actos de vandalismo. En septiembre de 2010, National Geographic publicó que la identidad de esta y otras momias fue posible gracias a un análisis de ADN practicado a la momia de Tutankamón. Gracias a ello, se identificó además a la Reina Tiy, a Ajenatón, a la madre de Tutankamón y a la esposa de éste. La momia de Tiy se corroboró también con los restos de Yuya y Tuyu.

Siempre se ha hablado de la posibilidad de una corregencia entre Amenhotep III y Amenhotep IV, y se han dado plazos de unos dos, nueve o incluso doce años, si es que tal situación llegó a existir. Gracias a las cartas de Amarna, en especial a una recibida por Suppiluliuma, el rey hitita, que felicita cortésmente a Ajenatón por su subida al trono, parece ser que la corregencia entre padre e hijo tuvo que ser de dos años como máximo.

Política exterior

La estabilidad lograda por las conquistas de sus predecesores trajo una época de prosperidad, debido a los tributos pagados por los pueblos vencidos. Egipto era, indiscutiblemente, la gran potencia de la zona. La paz favorecía el comercio, fuente adicional de riqueza.

Política interior

Se apoyó en dos consejeros: el visir del Alto Egipto, Ramose y el arquitecto Amenhotep, hijo de Hapu, con la poderosa influencia de la primera Gran Esposa Real, Tiy. El problema interno lo creaban los sacerdotes de Amón, que debido a las donaciones de Tutmosis III se habían vuelto tan poderosos que amenazaban al propio faraón. Tutmosis IV había intentado frenar al clero potenciando el culto al disco solar, Atón, que figura en su tumba. Amenhotep III continuó con esta huida diplomática, se alejó de Tebas construyendo un palacio en Malkata, en la ribera occidental y otro en El Fayum. Muertos sus consejeros y al subir como corregente su hijo, éste empezó la verdadera guerra política contra los amonianos, apoyado por la reina Tiy.

Descendencia

De la infinidad de mujeres que tuvo el faraón, sólo tres ascendieron al rango de esposa real: su posible prima Tiy, una mujer con gran energía y una auténtica gobernante en la sombra; la princesa real Giluhepa de Mitani, que fue el símbolo de la alianza entre ambos países; y la primogénita de Amenhotep III y Tiy, la dama Sitamón, con la que cometió incesto en los últimos años de reinado. Este caso es puntual, pero no es el único en la historia de Egipto. El viejo faraón se casaría con otras dos hijas suyas, a las que no ascendió al rango de gran esposa real. Otra esposa bien conocida, y que tampoco fue gran esposa real, sería otra princesa mitania, Taduhepa, sobrina de Giluhepa e identificada por algunos como la propia Nefertiti.

Estatua de Amenhotep III y el dios Sobek, procedente del templo de Sobek, en Dahamshaen. Museo de Luxor.

Construcciones más importantes

El periodo de su reinado coincidió con una época de paz, prosperidad y esplendor artístico. Realizó numerosas construcciones en el templo de Amón en Karnak, incluyendo al menos un pilono, una columnata a continuación de la nueva entrada y un templo dedicado a la diosa Maat.

Coloso de Memnón.

También supervisó la construcción de un nuevo templo en Tebas, una monumental y bellísima edificación que aun puede admirarse. Se cree que en el undécimo año de su reinado empezó un gigantesco palacio en el lugar conocido hoy en día como Malkata, en la ribera occidental, como regalo a su esposa Tiy. Una cabeza de granito de Amenofis III de 2,5 metros de altura fue hallada en su Templo mortuorio de Amenhotep III en la zona de Kom el Hitan en el Qurna, situado al oeste del actual Luxor.

Su templo mortuorio, situado en la orilla occidental del río Nilo, fue en su tiempo el mayor complejo religioso de Tebas. Desgraciadamente lo construyó en una zona que sufre continuas inundaciones; por eso, doscientos años más tarde, el templo ya estaba en ruinas. Los Colosos de Memnón, dos estatuas de 18 metros de altura, que estaban situadas a la entrada del complejo, son el único resto que aún sigue en pie de aquel fabuloso complejo.Una misión internacional intenta recuperar y musealizar los restos del templo.

Y no sólo se contentó con adornar Tebas, sino que hizo ampliaciones en otras ciudades sagradas como Menfis, Heliópolis e incluso llegó a construir templos en Nubia, como el de Soleb, cosa hasta entonces inaudita y que después repetiría en varias ocasiones Ramsés II, el único rey que superaría a Amenhotep III en actividad constructora.

La gran actividad constructora de su reinado, sin parangón en la historia egipcia hasta entonces, fue también gracias a la incesante labor del hombre fuerte de su reinado, Amenhotep, hijo de Hapu, un anciano devoto de Amón que fue la gran presencia hasta aproximadamente el año 30. Fue tal la valía de este hombre que llegó a ser recompensado con un pequeño templo funerario cercano al de Amenhotep III: un privilegio sólo digno de los reyes.

Cronología

 

 

Titulatura

Titulatura

Jeroglífico

Transliteración (transcripción) - traducción - (referencias)

Nombre de Horus:

G5

 

 

E2
D40

N28

m

C10

 

 

Srxtail2.svg

kȝ nḫt ḫˁ m mȝˁt (Kanajt jaemmaat)
Toro victorioso, de quien surge la Justicia (Maat)

Nombre de Nebty:

G16

s

mn
n
Y1

O4
p

G43

Y1
Z2

s

W11
r

V28

D36
N17
N17

smn hpw sgrḥ tȝ.wy (Semenhepu segerhtauy)
Quien sustenta la ley
y da tranquilidad a las Dos Tierras (Egipto)

Nombre de Hor-Nub:

G8

O29
D36
F23

V28

A24

S22

t
t

G21 Z3

ˁȝ ḫps hw sṯtw (Aajepeshjusedyu)
Quien vence a los asiáticos con su gran poder

Nombre de Nesut-Bity:

nswt&bity

 

Hiero Ca1.svg

 

N5

C10

nb

 

 

Hiero Ca2.svg

 

nb mȝˁt rˁ (Nebmaatra)
Señor de la Justicia (Maat) de Ra,
(Lista Real de Abidos nº 73) y (Lista Real de Saqqara nº 54)

Nombre de Sa-Ra:

 

Hiero Ca1.svg

 

i

mn
n

R4

S38

R19

 

 

Hiero Ca2.svg

 

ỉ mn ḥtp ḥḳȝ wȝst (Amenhotep heqauaset)
Amón está satisfecho, Gobernante de Uaset (Tebas)