"EL LAGO NASSER"


Templos de Abu Simbel - Vista desde el lago Nasser

Abu Simbel (أبو سمبل) es un emplazamiento de interés arqueológico que se compone de templos egipcios ubicado en Nubia, al sur de Egipto. Está localizado en la ribera occidental del lago Nasser, a unos 231 km al suroeste de Asuán (como 300 km por carretera), próximo a su emplazamiento original. Los templos forman parte del Museo al Aire Libre de Nubia y Asuán, complejo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979 con el nombre de «Monumentos de Nubia, desde Abu Simbel hasta File», conocidos como los «Monumentos nubios», que se extienden hasta File, cerca de Asuán.

Los templos fueron excavados en la roca (speos) durante el reinado del faraón Ramsés II en el siglo XIII a. C., como un monumento dedicado a dicho faraón y a su esposa Nefertari, para conmemorar su supuesta victoria en la batalla de Qadesh y mostrar su poder a sus vecinos nubios.

En 1968, el complejo fue reubicado en una colina artificial, construida en terrenos próximos situados sobre el nivel del futuro lago Nasser. El traslado de los templos fue necesario para evitar que quedaran sumergidos, tras la construcción de la presa de Asuán, por el embalse formado por las aguas del río Nilo. Abu Simbel sigue siendo una de las más importantes atracciones turísticas de Egipto.

El templo fue construido por Ramsés II para conmemorar su victoria en la batalla de Kadesh (ca. 1274 a. C.). Está dedicado al culto del propio Ramsés (los faraones se consideraban dioses) y de las grandes deidades del Antiguo Egipto, Amón, Ra y Ptah. Estos tres dioses fueron muy venerados a lo largo de la Historia del Antiguo Egipto. Ra era la cabeza de la Enéada de Heliópolis, Amón la cabeza de la Tríada de Tebas y Ptah el gran dios artesano de Menfis. Al lado de los tres se representa a Ramsés como el cuarto gran dios de Egipto.

La dinastía XIX intentó recuperar la influencia de Egipto en el exterior, perdida después de los disturbios y turbulencias religiosas y políticas durante el reinado de Ajenatón (Akenatón) de la dinastía XVIII que apoyó el culto a Atón en detrimento de Amón y su influyente clero.

Ramsés II, hijo de Seti I combatió a los enemigos del Norte, y del Sur. Pero su batalla más importante fue la de Kadesh, en Canaán contra los asiáticos hititas. Esta batalla terminó con un tratado de paz entre ambas fuerzas. En los muros de Abu Simbel y de otros templos egipcios, Ramsés se jactaba de haber ganado la batalla; el rey de los hititas hizo lo propio en los templos de su país.

                                                                                         

Construcción

La construcción del templo se inició aproximadamente en 1284 a. C. y duró unos veinte años, hasta 1264 a. C. Es uno de los seis hipogeos (excavados en roca) que se edificaron en Nubia durante el largo periodo del reinado de Ramsés II. El propósito del templo era impresionar a los vecinos del sur y reforzar la influencia de la religión egipcia en la región.

 

Redescubrimiento

Con el paso del tiempo el templo, abandonado, comenzó a llenarse de arena. Cerca del siglo VI a. C., la arena cubría las estatuas del templo principal hasta la altura de sus rodillas. Abu Simbel quedó olvidado hasta que en 1813 el suizo Johann Ludwig Burckhardt lo visitó.

Burckhardt comentó su descubrimiento al explorador italiano Giovanni Belzoni, quien viajó al lugar pero fue incapaz de excavar una entrada que permitiera el acceso al templo. Belzoni regresó en 1817 y esta vez tuvo éxito, pues consiguió entrar y se llevó todos los objetos de valor que pudo transportar.

Los templos

El complejo está compuesto por dos templos. El mayor de ellos está dedicado a Ra, Ptah y Amón, las tres deidades estatales del Antiguo Egipto; y alberga cuatro estatuas colosales de Ramsés II esculpidas en la roca de la fachada. El templo menor está dedicado a la diosa Hathor, personificada por Nefertari, la esposa favorita de Ramsés.

Gran templo de Ramsés II

El Gran Templo

El Gran Templo de Abu Simbel, que tomó unos veinte años construir, fue completado alrededor del año 24 del reinado de Ramsés II (que corresponde a 1265 a. C.). Fue dedicado a los dioses Amón, Ra-Horajti y Ptah, así como al Ramsés deificado. Generalmente, es considerado como uno de los más bellos de todos los edificados durante el reinado de Ramsés II y uno de los más monumentales de Egipto.

La fachada del templo tiene 33 metros de altura por 38 metros de ancho y está custodiado por cuatro estatuas sedentes. Todas las estatuas representan a Ramsés II, sentado en un trono con la doble corona del Alto y Bajo Egipto. Cada una de ellas mide unos veinte metros de altura y están encabezadas por un friso de 22 babuinos, adoradores del sol y que flanquean la entrada. Las estatuas y el templo fueron esculpidos en una colina rocosa. La estatua situada a la izquierda de la entrada se partió durante un terremoto y solo quedó intacta su parte inferior.

Cerca a los pies de los colosos, hay otras estatuas que no llegan a la altura de las rodillas del faraón. Estas representan a diversos miembros de la familia del faraón, como su esposa principal Nefertari, la reina madre Tuya, sus primeros dos hijos Amenhirjopshef, Ramsés, y sus primeras seis hijas Bintanat, Baketmut, Nefertari, Meritamón, Nebtaui e Isetnofret.

La entrada está coronada por un bajorrelieve que representa dos imágenes del rey adorando a Ra-Horajti con cabeza de halcón, cuya estatua se yergue en una gran nicho. Este dios está sosteniendo un jeroglífico y una pluma en su mano derecha, con Maat (la diosa de la Verdad y la Justicia) a su izquierda. La fachada está encabezada por 22 babuinos, cuyos brazos están extendidos en el aire, supuestamente adorando al sol naciente. Otra notable característica de la fachada es una estela que registra el matrimonio de Ramsés con una hija del rey Hattusil III, unión que selló la paz entre Egipto y los hititas.

Interior del templo.

Capilla lateral en el interior.

La parte interior del templo tiene la misma disposición que la mayoría de antiguos templos egipcios, con habitaciones de tamaño decreciente a medida que se acercan al santuario. El templo cuenta con una estructura compleja y bastante inusual debido a sus principales cámaras laterales. La sala hipóstila tiene 18 metros de largo y 16,7 metros de ancho y está sostenida por ocho grandes pilares osíridas que representan a Ramsés deificado vinculado al dios Osiris, el dios del inframundo, para indicar la naturaleza imperecedera del faraón. Las estatuas colosales a lo largo del muro de la mano izquierda llevan la corona blanca del Alto Egipto, mientras que las ubicadas en el lado opuesto cargan la corona doble del Alto y el Bajo Egipto. Los bajorrelieves de las paredes de la sala hipóstila presentan escenas de batallas en campañas militares peleadas durante el reinado de Ramsés II. Muchas de ellas se refieren a la batalla de Qadesh, en el río Orontes en la actual Siria, en donde el faraón peleó contra los hititas.El relieve más famoso muestra al rey en su carro lanzando flechas contra sus enemigos en retirada, que están siendo tomados prisioneros. Otras escenas muestras victorias egipcias en Libia y Nubia.

Después de la sala hipóstila, se ingresa en una segunda sala, que tiene cuatro pilastras decoradas con escenas de ofrendas a los dioses. Hay representaciones de Ramsés y Nefertari con las barcas sagradas de Amón y Ra-Horajti. Esta sala da acceso a un vestíbulo transversal en cuyo centro está la entrada al santuario. Allí, en una pared negra, se encuentran las esculturas talladas en la roca de cuatro figuras sentadas: Ra-Horajti, el dios deificado Ramsés, y los dioses Amón y Ptah. Ra-Horajti, Amón-Ra y Ptah fueron las principales deidades en ese período y sus centros de culto se ubicaban en Heliópolis, Tebas y Menfis, respectivamente.

Santuario: estatuas sedentes de Ptah, Amón, Ramsés II y Ra-Horakhti.

Fenómeno solar

El templo fue construido con tal orientación que durante los días 21 de octubre y 21 de febrero (61 días antes y 61 días después del solsticio de invierno, respectivamente) los rayos solares penetran hasta el santuario, situado al fondo del templo, e iluminan tres de las cuatro estatuas sedentes, excepto la estatua del dios Ptah, el dios relacionado con el inframundo (Duat), que siempre permanecía en penumbra.

Estas fechas podrían corresponder con el día del cumpleaños y el de la coronación del rey, respectivamente; sin embargo, no existen datos que lo corroboren, aunque es lógico suponer que estas fechas guardan alguna relación con un gran evento, como la fiesta Heb-sed que conmemoraba el 30º aniversario del reinado del faraón. De hecho, de acuerdo a cálculos realizados respecto del orto helíaco de la estrella Sirio (Sothis) e inscripciones halladas por arqueólogos, esta fecha debió ser el 22 de octubre. Esta imagen del rey era "revitalizada" con la energía de la estrella solar y el deificado Ramsés se sienta entre Amón Ra y Ra-Horakhty.

Tras el traslado del templo y por el desplazamiento del Trópico de Cáncer durante los últimos 3280 años, se estima que la incidencia solar se ha desplazado un día más cerca del solsticio, por lo que debería ocurrir el 22 de octubre y el 20 de febrero (60 días antes y 60 días después del solsticio, respectivamente). El calculador de la posición solar de la NOAA puede ser usado para verificar la declinación del sol para cualquier lugar del planeta en cualquier fecha y hora. Para la latitud de Abu Simbel 22°20′13″N 31°37′32″E / 22.33694, 31.62556, el calculador obtendrá valores cercanos a -11º para ambas fechas de 22 de octubre y 20 de febrero.

Templo menor de Nefertari en Abu Simbel

El templo menor de Abu Simbel está situado al norte del mayor. Está también excavado en la roca y dedicado a Hathor, diosa del amor y la belleza, así como a su esposa favorita, Nefertari. La fachada está decorada con seis estatuas, cuatro de Ramsés II y dos de Nefertari. Las seis son de igual tamaño, algo poco corriente ya que las estatuas que representaban al faraón solían ser de mayor tamaño. La entrada conduce a una sala con seis columnas centrales, esculpidas con capiteles decorados con la cabeza de la diosa Hathor.

La sala Este contiene algunas escenas que muestran a Ramsés y su esposa ofreciendo sacrificios a los dioses. Tras esta sala se encuentra otra que muestra escenas similares. Al fondo del templo se halla el santuario que contiene una estatua de la diosa Hathor.

 

Rescate de Abu Simbel

REFERENCIA DIDÁCTICA

En 1959 se inició una campaña internacional de recaudación de fondos para salvar los monumentos de Nubia, ya que algunos de ellos estaban en peligro de desaparecer bajo el agua, como consecuencia de la construcción de la presa de Asuán.

Un esquema para salvar los templos se basó en una idea de William MacQuitty para construir una represa de agua fresca alrededor de los templos, con el agua mantenida a la misma altura que el Nilo. Debía haber cámaras subterráneas. En 1962, la idea fue concretada en una propuesta presentada por los arquitectos Jane Drew y Maxwell Fry y el ingeniero civil Ove Arup.En ella, consideraron que alzar los templos ignoraba el efecto de erosión del asperón por los vientos del desierto. A pesar de que se reconoció que la propuesta era extremadamente elegante, fue rechazada.

El rescate de los templos de Abu Simbel comenzó en 1964 por un equipo multinacional de arqueólogos, ingenieros y operadores de equipo pesado que trabajaron junto bajo el estandarte de la Unesco. En total, costó unos 40 millones de dólares de la época. Entre 1964 y 1968, todo el sitio fue cuidadosamente partido en grandes bloques (de un promedio de 20 toneladas y un máximo de 30 toneladas cada uno), desmantelado, elevado y reensamblado en una nueva ubicación 65 metros más alta y 200 metros más lejos del río, en uno de los mayores desafíos de la ingeniería arqueológica en la historia. Incluso fueron salvadas algunas estructuras sumergidas en las aguas del lago Nasser. Hoy en día, miles de turistas visitan los templos a diario.

REFERENCIA DIDÁCTICA SOBRE EL

 ALTO EGIPTO ARQUEOLÓGICO

"TEMPLO DE AMADA"

Amada fue una antigua población de Egipto, situada en la ribera occidental del río Nilo, en la Baja Nubia. El lugar fue anegado por las aguas de la lago Nasser al construirse la presa de Asuán. En dicho enclave se encontraba un templo que fue reinstalado unos 2,5 km más al norte, con el fin de ser salvado de las aguas. También tuvo que ser trasladado al mismo emplazamiento el templo de Derr, y la tumba de Penut, gobernador de Uauat en tiempos de Ramsés VI (siglo XII a. C.). Forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1979 bajo la denominación Monumentos de Nubia, desde Abu Simbel hasta File.

El Templo de Amada es el templo egipcio más antiguo de Nubia. Se inició la construcción en la época del faraón de la dinastía XVIII Tutmosis III, y se dedicó a Amón y a Ra-Horajti. Su hijo y sucesor, Amenofis II continuó el programa de decoración de la edificación. El sucesor de Amenofis II, Tutmosis IV, decidió cubrir la zona de la entrada y transformarla en una sala hipóstila (con columnas) Durante el período de Amarna, Ajenatón había ordenado borrar el nombre de Amón en todo el templo, pero fue restituido más tarde por Seti I de la dinastía XIX de Egipto. Varios reyes de la dinastía XIX, especialmente Seti I y Ramsés II, también "llevaron a cabo restauraciones menores y ampliaron la decoración del templo." Las estelas de los virreyes de Kush: Setau, Heqanajt y Messuy, y la de Bay describen sus actividades constructivas bajo Ramsés II, Merenptah y Siptah respectivamente.

Interior del Templo de Amada.

En el plan original de la construcción figuraban un pilono, una entrada y un pórtico que conducía a un santuario. Sin embargo, cuando Tutmosis IV techó la entrada, los pilares y las paredes "se decoraron con escenas oferentes, que incluían a Tutmosis IV, a la izquierda", y a Tutmosis III y Amenofis II, a la derecha. Aunque el templo tenía un exterior apagado y desmenuzado, sus características internas gozan de algunos de los bajorrelieves más finamente tallados, con colores brillantes y vibrantes.

Los mejores bajorrelieves están en la sección más ¡interna del templo donde se muestra a Tutmosis III y a Amenofis II abrazando o haciendo ofrendas a varios dioses egipcios. En el lado izquierdo del vestíbulo se muestra a Amenofis II coronado por Horus y Tot y corriendo con un remo y un hap (instrumento de navegación). La capilla situada a un lado del santuario contiene algunas escenas interesantes sobre la fundación y consagración del templo que representan el ritual del "estiramiento de la cuerda", la ceremonia de la elaboración y colocación de bloques, y la ofrenda del templo a sus dioses.
Existen dos inscripciones históricas importantes en el templo de Amada. La más antigua, fechada en el año 3º del reinado de de Amenofis II, "se halla en una estela redondeada en su parte superior y situada en el muro trasero del santuario (al este)." El texto describe una despiadada campaña militar por Asia del faraón:

Su Majestad regresó con gozo a su padre Amón tras haber dado muerte con su propia maza a siete jefes en el distrito de Takhesy (Siria) quienes después fueron colgados cabeza abajo en la proa del barco de Su Majestad.

Amenofis II continúa describiendo cómo colgó a seis de los jefes muertos "en los muros de Tebas" mientras que el séptimo fue colgado en los muros de Napata (una ciudad fronteriza nubia cerca de la cuarta catarata del Nilo).Esto se hizo a modo de clara advertencia hacia los nubios, expuestos a las peligrosas consecuencias de una rebelión durante el reinado de Amenofis. El segundo texto histórico, "en una estela grabada en la jamba izquierda (la norte) de la puerta de entrada", menciona el rechazo a la invasión de Libia en el 4º año de Merenptah.

El templo fue descrito por antiguos viajeros, aunque su descripción se hizo pública inicialmente por Henri Gauthier en 1913.

Entre 1964 y 1975, el templo fue trasladado desde su ubicación a un nuevo lugar "unos 65 m más alto y 2,5 km más alejado de su emplazamiento original", para evitar que lo inundase el lago Nasser debido al proyecto de la presa de Asuán. El Templo de Derr, excavado en la roca, también se trasladó al nuevo emplazamiento de Amada.

"TEMPLO DE ED- DERR"

En El-Derr situado a pocos km de Amada (Nubia), Ramses II mandó construir un templo completamente excavado en la roca, al que se conoce como el templo de "Riamse-Meryamun bajo el dominio de Ra". Se trata de un templo muy similar al Gran Templo de Abu Simbel, puesto que su planta y decoración son muy similares al mencionado, aunque sin los colosos sedentes de la entrada. Dicho templo consta de una pronaos en la cual habían tres hileras de cuatro pilastras cuadradas cada una. La parte posterior de cada una de ellas estaban decoradas con imágenes de Ramses II. Trás la pronaos se encontarba el vestíbulo sujetado por dos filas de tres pilastras decoradas por Ramses II haciendo ofrendas, junto con los dioses Hathor, Harmajis, Atum y Harsieris, al dios Amón-Ra. Desde el vestíbulo se accede al santuario del templo y a dos capillas laterales. En el santuario habían estátuas sedentes de Ra-Horajty, Amón-Ra, Ptah y Ramses II. Dicho templo, posteriormente fue convertido en iglesia por los primeros cristianos y debido a ello se perdió parte de su decoración. En 1964, fue desmantelado para salvarlo de las aguas del Lago Nasser, siendo trasladado a su actual emplazamiento cerca del santuario de Amada.

"Templo de Wadi es-Sebua"

Templo de Wadi es-Sebua - Estatua de Ramsés II con báculo

A partir del Imperio Nuevo, las estatuas colosales que se erigían frente a los pilonos de los santuarios solían ser exclusivamente de dos tipos: esculturas del rey sentado o de pie. Las pocas excepciones que se conocen datan del periodo ramésida y el ejemplo más destacado corresponde al templo de Wadi es - Sebua . Delante de cada muro del pilono se alzaban dos estatuas enormes del rey con báculo (9,5 m de altura sin pedestal). Una de ellas todavía permanece en pie, mientras que la otra yace sobre la arena con las piernas quebradas. Este tipo de escultura real de bulto redondo se creó durante el reinado de Amenofis III y gozó de gran popularidad en las dinastías XIX y XX . Muestra al monarca con uno o dos largos báculos divinos, rematados por la cabeza de un dios. Los báculos de las estatuas de Sebua acaban en dos cabezas de halcón que representan a Ra-Harajte y en otras dos de carnero que simbolizan a Amon-Ra, las dos divinidades principales del santuario.

 

Templo de Wadi es-Sebua

Templo de Wadi es-Sebua - Esfinge de Ramsés II

Antes de la construcción de la gran presa de Asuán, Sebua ofrecía casi todos los años una vista espléndida durante la estación de la crecida. Los antepatios se inundaban al incrementarse el nivel de las aguas y las esfinges de Ramsés II emergían en solitario como islotes de piedra. el eje del primer antepatio está flanqueado a ambos lados por tres esfinges del monarca de piedra arenisca local, que se yerguen sobre una plataforma con los títulos reales grabados. En la actualidad las estatuas están colocadas sobre altos pedestales de mampostería . El faraón lleva el tocado nemes con la corona doble, un uraeus en la frente y una barba ceremonial ancha. Esta esfinge clásica es reemplazada en el segundo patio por una variante bastante inusual, que flanquea por parejas el camino central. El cuerpo de león no está rematado por la cabeza del faraón sino por una cabeza de halcón en referencia al vínculo de culto con el dios del sol.

Templo de Wadi es-Sebua

La moderna Sebua también acogió  diversos santuarios rescatados de las aguas del lago Nasser entre los años 1961 y 1965. En el centro del actual conjunto de templos se encuentra el de Ramsés II en Wadi es-Sebua, edificado por el virrey de Nubia, Setau, por encargo del soberano en su cuarto año de reinado. El santuario, cuyo emplazamiento original estaba situado a aproximadamente cinco kilómetros en dirección oeste, se conoce con el nombre árabe moderno de "valle de los leones" debido a la avenida de esfinges que atraviesa los dos antepatios. Una escalera conduce desde el segundo antepatio hasta el pilono elevado (20,5 m de altura), que da acceso al gran patio. La sala hipóstila presenta una estructura insólita, ya que la excavación se realizó directamente en la roca. Los doce pilares sustentantes ocupan casi todo el espacio. Desde la sala transversal anexa, hay un camino que conduce al santuario, con dos cámaras complementarias.

"TEMPLO DE EL-DAKKA"

El templo de el-Dakka se construyó aproximadamente a 40 Kms al norte de su emplazamiento actual en la moderna Sebua. Su historia arquitectónica comenzó con el rey Arkamani II de Meroe (griego Ergamenes hacia 218-195 a.C.) y con Ptolomeo IV Filópator 8221-204 a.C.), y se prolongó hasta principios de la época imperial romana con los emperadores Augusto (s30 a.C.-14 d.C.) y Tiberio ( 14-37 d.C.). El santuario estaba consagrado al dios local Thot de Pnubs y a su esposa Tefnut. El magnífico pilono (24,5 m de anchura) apenas muestra ornamentación alguna y se encuentra aislado del recinto del templo, ya que el patio y la muralla exterior que los unían han desaparecido. Las escenas rituales que pueden observarse en la pronaos y la sala transversal anexa datan de la época ptolemaica (Ptolomeo VIII Evergetes II) y son de calidad inferior a las decoraciones de la capilla de Ergamenes. Las toscas imágenes que aparecen en la última sala, el santuario romano, ponen en evidencia- sin ninguna duda - que fueron efectuadas con posterioridad.

"Templo de Kalabsha"

El Templo de Kalabsha (también conocido como "Templo de Mandulis") es un antiguo templo egipcio que se encontraba originalmente en Bab al-Kalabsha (Puerta de Kalabsha), a unos 50 kilómetros al sur de Asuán. El templo estaba situado en la orilla oeste del río Nilo, en Nubia, y fue originalmente construido en torno al 30 a.C. durante la primera época de los romanos. Aunque el templo fue construido durante el reinado de Augusto, nunca se llegó a concluirse.El templo era un homenaje a Mandulis (Merul), dios del sol de la baja Nubia. Fue construido sobre un santuario anterior de Amenhotep II. El templo tiene 76 metros de largo y 22 metros de ancho en sus dimensiones.

Mientras que la estructura se remonta a la época romana, cuenta con muchos relieves como "un grabado de Horus que sale de las cañas en el interior del muro cortina" del templo. Kalabsha tiene un "santuario de cámaras, una escalera conduce a la azotea del templo" donde se puede ver una espléndida vista del propio templo y el lago sagrado. Varios registros históricos fueron inscritos en los muros del templo de como "una larga inscripción tallada por el gobernador romano Aurelio Visarión en el año 250, que prohíbe los cerdos en el templo", así como una inscripción de "el rey nubio Silko, tallada en el siglo V y el registro de su victoria sobre los blemios y una imagen de él vestido como un soldado romano a caballo". Silko era el rey cristiano del reino nubio de Nobatia.

                                                                     

Uso posterior y movimiento de los templos

Cuando el cristianismo fue introducido a Egipto, el templo fue utilizado como una iglesia.

Con la ayuda de Alemania, el templo de Kalabsha fue reubicado después que la Presa de Asuán fuera construida, para protegerlo de la crecida de las aguas en el Lago Nasser. El templo fue trasladado a un sitio, ubicado al sur de la presa de Asuán. El proceso de trasladar el templo llevó más de dos años. El templo de Kalabsha fue el más grande templo independiente de la Nubia egipcia (después de Abu Simbel) que fue trasladado y erigido en un nuevo lugar. Aunque el edificio nunca fue terminado, "es considerado como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura egipcia en Nubia".

"Templo de Beit el-Wali"

El templo de Beit el-Wali fue construído por el faraón Ramsés II y dedicado a los dioses Amón-Ra, Re-Horakhty, Khnum y Anuket, se encuentra aproximadamente a unos 50 km al sur de Aswan.

Este faraón levantó en esta zona una serie de templos, éste en particular fue salvado de las aguas en la década del 1960 colocándolo en un sitio más alto junto al Templo de Kalabsha.

Lo que buscaba Ramsés II al levantar Templos en esta zona era una política de Estado, éste templo junto con Wadi es-Seuba y Abu Simbel fueron diseñados para mantener el control egipcio en el área.

Algunas paredes del templo tienen perdidos sus colores originales, en el llamado el patio delantero vemos que el color ha desaparecido.

Cerca de la mitad de la pared sur del templo, Ramsés II representa la batalla contra los nubios.

Tambien podemos ver al rey recibiendo el homenaje del pueblo nubio.

En sus paredes podemos ver la riqueza de los productos exóticos que los egipcios obtenían ya sea comerciando o como ofrenda de los kushitas, vemos como Ramsés II recibe pieles de leopardo, colas de jirafa, jirafas, monos, leopardos, vacas, antílopes, gacelas, leones, plumas de avestruz y huevos, ébano, marfil, abanicos, copas, y escudos de oro.

Algunos de los nubios que forman parte del tributo, eran llevados a Egipto para trabajar en proyectos de construcción del rey, actuar como policías o ser reclutado en el ejército para el servicio en Siria.

El tema principal del éxito militar de Egipto también se recalcó en la pared opuesta, donde Ramsés II es retratado triunfante en Siria y Libia.

Originalmente el templo contenía estatuas del rey con distintas deidades,Isis y Horus y (a la derecha) Khnum y Anuket, los dioses de Elefantina y la primera catarata.

El faraón ofrece vasos de vino a Khnum mientras que la diosa Anuket le ofrece varios jubileos al rey.

Las escenas más conmovedoras se encuentran en la puerta, donde Ramsés se muestra como un niño que es amamantado por Isis y Anuket.

Beit el-Wali es pequeño, y fue construido en un nivel simétrico, está situado en la zona al sur de Egipto, conocida por los egipcios como Wawat, y para nosotros como la antigua "Nubia".

Las estatuas fueron gravemente dañados por los primeros cristianos, pero algunas de las las pinturas interiores están en buenas condiciones.

Las esculturas y jeroglíficos en las paredes son semejantes a las del Templo de Derr.

Tiene hermosos relieves de variados animales.
                                                                   
                                                                      
 

Expedición de pesca en lago Nasser