"El enigma de la ciudad de Ramsés"

Los egiptólogos coinciden en que "la ciudad de Ramsés" descrita con tanta frecuencia en los textos de la XIX dinastía no puede identificarse con las ruinas de Tanis. Estaba situada un poco más al sur, en el delta oriental, donde hoy se encuentra el pueblo de Qantir. La controversia en torno a esta cuestión se prolongó durante varias décadas, hasta que los hallazgos arqueológicos la resolvieran. Al principio se creía que Tanis era la antigua Pi-Ramsés (ciudad de Ramsés) edificada por los faraones ramésidas y convertida en la nueva capital de Egipto, en el escenario de la opresión del pueblo de Israel que se menciona en la Biblia. Las excavaciones llevadas a cabo en el siglo XIX en ese lugar sacaron a la luz numerosas estatuas de reyes y fragmentos arquitectónicos, en su mayoría con el nombre de Ramsés II inscrito. El principal promotor de la teoría de Tanis fue el francés Pierre Montet , quien dirigió las primeras excavaciones sistemáticas a partir de 1929. La increíble cantidad de restos arquitectónicos de las dinastías XIX y XX aparecida en Tanis le hizo suponer que era la ciudad de Ramsés. Sin embargo pronto surgieron las dudas, ya que no era posible constatar ningun tipo de evolución arquitectónica en Tanis, a pesar de la profusión de monumentos. Por su parte, los arqueólogos egipcios que trabajaban en Qantir habían descubierto restos certeros de una gran ciudad con ruinas de palacios y templos. La prueba definitiva de que allí se localizaba el centro urbano más importante de Egipto a finales del II milenio a. C. la aportó una expedición de científicos austríacos y alemanes, que llevó a cabo extensos trabajos de excavación en Qantir a partir de la década de 1970. La región de Qantir-Pi-Ramsés  y la cercana metrópoli de los reyes hicsos, Avaris (hoy Tell el-Dab'a) , comprende un área de unos 30 Km cuadrados. La amplitud de esta superficie y las dificultades para excavar en zonas explotadas por la agricultura explica que los progresos sean muy lentos y que las investigaciones aún sigan en marcha, no obstante, cada año se realizan descubrimientos relevantes. ¿Cual es la verdadera historia de Avaris, Pi-Ramsés y Tanis? Los soberanos extranjeros del pueblo de los hicsos establecieron su capital en Avaris, en el delta oriental, y trasladaron a ella monumentos del Imperio Medio procedentes de la región de Menfis. Algo parecido ocurrió con Pi-Ramsés. Los faraones de la XIX dinastía se abastecieron en Avaris y en otras poblaciones. La odisea concluyó en Tanis, un pueblo hasta entonces insignificante situado en el extremo oriental del delta, la ciudad de Pi-Ramsés se utilizó como si de una cantera se tratara : numerosas estatuas y elementos arquitectónicos, como columnas y obeliscos, se trasladaron a su nuevo emplazamiento. Las inscripciones ramésidas de estos monumentos indujeron a pensar, erróneamente, que Tanis era la ciudad de Ramsés.

REFERENCIA DIDÁCTICA

Reino de Ramsés grande en victorias. Es así como se llamaba la antigua capital egipcia que Ramsés II construyó, perece ser, con la intención de acercar la capital del imperio al centro comercial del mediterráneo oriental. Según describen antiguos papiros, el faraón ordenó construir entre Siria y Egipto su lujosa residencia. La gente comenzó a abandonar sus ciudades para instalarse junto al faraón donde la comida y las provisiones eran abundantes y la ciudad impresionante por su belleza y sus monumentos.

En Pi-Ramsés se celebraron grandes festivales, había palacios con hermosos balcones y patios decorados con turquesa y lapislázuli. Se habla también de grandes mansiones para los funcionarios, edificios gubernamentales y templos dedicados a los dioses principales egipcios. Los mismos textos que nos hablan de la grandiosa ciudad la sitúan en la orilla oriental del Delta del Nilo, en una del las muchas salidas de este hacia el mediterráneo.

A diferencia de las otras principales capitales, Mefis y Tebas, Pi-Ramsés parecía hasta hace relativamente poco haber desaparecido para siempre. Alrededor de 1920, unos azulejos pertenecientes a la XIX dinastía, fueron encontrados por unos campesinos unos 100 Km. al norte de El Cairo muy cerca de Qantir. Aunque las piezas descubiertas eran escasas y simples para tratarse de una ciudad de tanta importancia según los textos, se creyó que ese había sido el emplazamiento. Años después en Tanis, 25 Km. más al norte, cuando se encontraron estatuas y monumentos del reinado de Ramsés, se valoró la posibilidad de que Tanis y Pi-Ramsés podían ser la misma ciudad. Al fin, en 1980 y tras volver a excavar en Qantir, se llegó a la conclusión de que era esta la verdadera ubicación de la ciudad, explicando que, en posteriores dinastías trasladaron la capital a Tanis, utilizando Qantir como cantera al igual que otras ciudades del Delta.



De lo que fue una grandiosa ciudad, construida a la medida de su promotor Ramsés el Grande, apenas han sobrevivido sus cimientos...