"EL FARO DE LA ISLA DE PHAROS"

Durante el reinado de los monarcas ptolemaicos, Alejandría albergó varias construcciones notables, como el Museión con su gran biblioteca, la tumba de Alejandro Magno, que todavía no a podido ser descubierta, y el Serapeion o santuario dedicado al nuevo dios imperial, Serapis. Sin embargo, ninguna de estas obras arquitectónicas alcanzó la fama del faro de la isla de Pharos, la más joven de las siete maravillas del mundo antiguo.
Los escritos de la antigüedad referentes al faro, si bien expresan una extraordinaria admiración hacia éste, ofrecen muy pocos datos concretos acerca de las singularidades arquitectónicas del mismo. Sólo el informe de un sabio árabe del siglo XII proporciona una descripción detallada y hace referencia a sus dimensiones.
La construcción del faro, iniciada probablemente por encargo de Ptolomeo I Sóter, se concluyó hacia el año 280 a.C., durante el reinado de su sucesor , Ptolomeo II Filadelfo. Se cree que el arquitecto del singular monumento, cuyas dimensiones no superó ningún otro faro posterior fué Sostratos de Cnido . Según la versión del satírico griego Luciano (Siglo II d.C.), la inscripción de consagración escrita con enormes caracteres en la fachada de entrada rezaba así: " Sostratos de Cnido, hijo de Dexifanes , consagra la torre a los dioses redentores a favor de aquellos que surcan los mares".
La magnitud de las obras se refleja también en los 800 talentos que se invirtieron en ellas, equivalentes a unos 20.800 Kg. de plata . La altura total de la torre, que solo se conoce de forma aproximada, debió de ser de unos 130 m. Para su construcción se empleó "piedra blanca" , es decir caliza y mármol. El faro que tenía tres plantas, no estaba situado en la misma isla de Pharos, sino en un arrecife que se extendía delante, al este. Estaba rodeado por una terraza rectangular con torres defensivas en sus cuatro esquinas. En los cimientos se construyó una gran cisterna para el abastecimiento de agua. El piso inferior de la torre tenía planta cuadrada y una altura de cerca de 71 m. La entrada principal se encontraba en el segundo piso y se accedía a ella a través de una rampa. El tercer piso se levantaba sobre un octógono de unos 34 m. de altura y tenía una construcción circular encima. Ésta contaba a su vez, con un pequeño añadido cubierto por un tejado cónico, sobre la cual se alzaba la estatua de Zeus, que coronaba todo el conjunto.
Se desconoce de que manera se amplificaba y se orientaba la luz que desprendía el fuego de la parte superior del faro. Es muy probable que para ello se emplearan espejos cóncavos.
El faro estuvo en funcionamiento durante varios siglos, hasta que diversos terremotos de gran intensidad lo destruyeron casi por completo, entre los siglos X y XIV.
El sultán mameluco Qaitbey mandó retirar los escombros hacia 1480 y edificar el fuerte que lleva su nombre.
Los trabajos de los arqueólogos submarinos franceses en el puerto oriental durante los últimos años han permitido recuperar numerosos monumentos y fragmentos arquitectónicos, algunos de los cuales podrían estar relacionados con el faro. Una de las intervenciones más espectaculares fue el rescate, en 1996, de una estatua colosal de granito rojo de estilo faraónico (peso del torso: 11,4 toneladas) que puede considerarse una donación de Ptolomeo II Filadelfo. Originariamente, la estatua estuvo colocada en la rampa de entrada al faro, junto con una escultura monumental de su esposa bajo la forma de Isis Pharia.



EL FARO DE ALEJANDRÍA

ALEJANDRÍA- LA SEPTIMA MARAVILLA DEL MUNDO

LOS DESTINOS DE ALEJANDRÍA