Behbeit el-Hagar

Al sudoeste de la ciudad de la ciudad de al-Manssurah (norte del delta) se encuentra Behbeit el-Hagar, donde se conservan los impresionantes restos de un santuario consagrado a la diosa Isis. En la antiguedad clásica el lugar se conocía como Iseum o Isidis Oppidum. El topónimo árabe del pueblo Behbeit, esconde el nombre faraónico de Hebet. Las ruinas del templo que ocupaba una superficie de 80x55 metros, están circundados por una formidable muralla (360 x 210 m), hecha de ladrillos fabricados con barro del Nilo sin cocer. El templo quedó arrasado a raíz de un terremoto, por lo que el visitante no debe sorprenderse ante el caos de bloques de granito y otros elementos arquitectónicos.

REFERENCIA DIDÁCTICA


Es probable que el santuario de Isis se construyera en sustitución de un templo más antiguo, de la época saíta (XXVI dinastía) . El primer mandatario de obras del que se tiene constancia en Behbeit es Nectanebo II de la XXX dinastía, pero los trabajos quedaron inconclusos a causa del ataque persa del año 343 a.C.  La decoración con relieves fue promovida por dos monarcas de la época ptolemaica temprana: Ptolomeo II filadelfo (282-246 a.C) y su sucesor Ptolomeo III Evergetes I (246-222 a.C.). En este templo construido  íntegramente con piedras duras, como el granito negro y el granito rojo, destaca la gran calidad de los bajorelieves.
Recientemente se ha aprovechado la gran variedad y cantidad de elementos arquitectónicos de que se dispone para reconstruir la planta del santuario. La reconstruccion del edificio no está prevista por el momento. Para ello sería necesario recuperar los bloques robados durante los siglos XIX y XX diseminados hoy en distintas colecciones de todo el mundo. El templo poseía una fachada cerrada, detras de la cual se extendía una gran sala con columnas hathóricas de granito de Asuán. El eje conducía al santuario de la barca de los dioses principales : Isis y Osiris, que estaba rodeado por un rosario de capillas. La escena principal de las paredes longitudinales del santuario muestra al rey ptolemaico con la corona del alto Egipto ofreciendo incienso ante la barca sagrada de Isis, la "señora de Hebet", de la que solo se conserva parte del torso y la cabeza, con la cornamenta de vaca y los discos solares.