"BENI HASSAN"

El desmoronamiento del Imperio Antiguo a finales de la VI dinastía supuso el desmembramiento del centralizado estado egipcio, que se dividió en jurisdicciones regionales. La consiguiente independencia de los potentados locales produjo la creación de necrópolis en las distintas capitales de nomo. Los nomarcas del 16º nomo del Alto Egipto ( el de la gacela) mandaron construir sus tumbas rupestres en Beni Hassan, en la orilla este del río durante la XI-XII dinastías. Las pinturas de estas tumbas son uno de los testimonios más sobresalientes del arte egipcio antiguo. A media altura de la montaña se excavaron en hilera 39 tumbas, casi todas de una única sala con un nicho oculto, y algunas de ellas sin decorar. Las puertas de entrada más antiguas son sencillas, a diferencia de las fachadas de los sepulcros posteriores, con dos columnas antepuestas y un pórtico.

Tumba de Jeti

El nomarca Jeti ostentaba el título de "Gran soberano del nomo de la gacela en su conjunto". La sala en forma de galería (aprox. 12x16 m), con cubierta ligeramente abovedada, está dividida por dos hileras de columnas que definen la cámara de culto. Solo se conservan dos de las seis columnas lotiformes fasciculadas que había, pero la pintura original se mantiene casi intacta. Los tallos y las flores están reproducidas con gran realismo. Los delgados arquitrabes  tienen continuidad en unas pilastras que apenas sobresalen de los muros laterales. En las pinturas murales destacan la escena de una cacería con redes en el desierto y los grupos de luchadores reproducidos en varios registros.

Tumba de  Jhnumhotep

REFERENCIA DIDÁCTICA

La tumba de Jhnumhotep supone al mismo tiempo la culminación y el punto final de la arquitectura y pinturas funerarias de Beni Hassan. Jnumhotep estuvo al servicio de Amenemhet II y de Sesostris II como "alcalde de Menat-Jufu" (nodriza de Keops), nomo situado en la orilla oriental y ostentó tambien el título de "intendente del desierto oriental". Pocos años después de la muerte de Jnumhotep, Sesostris III suprimió los privilegios de los nomarcas en beneficio de una administración central más fuerte, por lo que las obras de construcción de las necrópolis del Egipto Central quedaron paralizadas. La monumental cámara de culto está dividida en tres naves de techo abovedado por robustos arquitrabes cuyas columnas sustentantes han desaparecido.

La pintura más famosa de las tumbas de Beni Hassan se encuentra en la pared norte de la tumba de Jnumhotep. Representa una pequeña caravana comercial de semitas conducida por el cazador mayor del señor de la tumba.